lunes. 26.02.2024
De izq. a der., Alex Vilà, social media manager de hello.app, Álvaro Pintado, CEO de hello.app, Albert Onetti, ingeniero de software de hello.app, Alexander Baikalov, CTO de hello.app.
De izq. a der., Alex Vilà, social media manager de hello.app, Álvaro Pintado, CEO de hello.app, Albert Onetti, ingeniero de software de hello.app, Alexander Baikalov, CTO de hello.app.

hello.app, la aplicación que te paga por utilizar tu espacio de almacenamiento del móvil, ya ha alcanzado los 100.000 usuarios. El prometedor sistema que busca hacerle la competencia a los gigantes tecnológicos en materia de almacenamiento de datos está en auge y despierta cada vez más el interés de nuevos usuarios e inversores. 

Recientemente, el joven Álvaro Pintado, CEO de hello.app a sus 19 años, se ha hecho con el dominio hello.app por un valor de 107.000€, una decisión controversial en la que muy pocos creían, pero que ha terminado dando a la compañía una visibilidad clave a la hora de ganar usuarios. En total, el crecimiento ha sido de un 2500% en tan solo 3 meses, en parte, gracias a un proyecto muy atractivo que promete ser la primera red de almacenamiento del mundo basada en teléfonos móviles.

hello.app, startup acelerada por Bcombinator, es un ecosistema de web3 geo-redundante, cifrado, de código abierto y controlado por los propios usuarios que ha nacido con el objetivo de almacenar los datos de una forma distinta, particularidades que lo convierten en el primer software que cumple con todas estas características en todo el mundo. Según Álvaro Pintado, CEO que arrancó esta startup con 17 años, “si la gente pudiera ver en una pantalla el valor monetario real de lo que vale toda su información en internet le darían mucha más importancia, pues justo eso es lo que les vamos a mostrar a los usuarios”. 

Así funciona hello.app, “futuro competidor de Google o Dropbox”

La propuesta que hace este software pretende revolucionar el almacenamiento de datos tal y como lo hemos concebido hasta ahora. Una de las principales características es que está descentralizado: los datos se reparten en múltiples dispositivos y no en una sola empresa. De hecho, los usuarios pueden ceder espacio sobrante de sus propios móviles o tablets a cambio de dinero, o bien pueden pagar por nuevo espacio. “Es un must para aquellos que prioricen la seguridad a la hora de almacenar sus datos, ya que, al estar repartidos y no centralizados, el rastreo o los ciberataques son mucho menos probables”, apunta Pintado. Esto permite, además, “un almacenamiento más sostenible y el aprovechamiento de espacio de dispositivos propios, que en muchas ocasiones queda inutilizado”, añade el CEO.

Otra de las características que llama la atención de nuevos usuarios es que es de código abierto, por lo que los usuarios tienen total libertad a la hora de proponer cambios o aportar algo a la app. “Esto permite aparte de transmitir mucha transparencia denota un ademán por recibir apoyo de la comunidad e involucrarse en el proyecto de una manera más activa”, explica Pintado. 

Una empresa fundada por dos adolescentes logra 100.000 usuarios en 3 meses