domingo. 14.07.2024
Energía, digitalización y ecologismo: las claves de un futuro empresarial sostenible
Energía, digitalización y ecologismo: las claves de un futuro empresarial sostenible

El ODS sobre acción por el clima es uno de los a priori más trabajados, pero únicamente el 16% de las firmas españolas desarrolla una política activa en este apartado. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible permiten unir fuerzas para lograr acciones que promuevan un mundo mejor. Cada vez son más las empresas que, más allá de su propio beneficio económico, pretenden impactar de una manera positiva y centrar sus esfuerzos en mejorar la sostenibilidad desde todos los ángulos.

El impulso de la transformación digital proporciona una palanca para asegurar un crecimiento más sostenible e inclusivo, contribuyendo de manera notable a cumplir los ODS y los diferentes acuerdos y pactos por la sostenibilidad.

La importancia de la sostenibilidad en las empresas españolas ha crecido notablemente. El 57% de las empresas españolas cuenta con un profesional o departamento dedicado exclusivamente a este ámbito, según los autores del informe ‘Finanzas sostenibles y Agenda 2030: invertir en la transformación del mundo’ del Pacto Mundial de las Naciones Unidas en España. Además, en uno de cada tres casos, esta área está directamente bajo la supervisión del máximo cargo ejecutivo de la empresa.

Es creciente la necesidad de que las compañías cuenten con un crecimiento empresarial responsable para generar un impacto positivo al medio ambiente con el uso de la tecnología. Los desafíos ambientales actuales que enfrentan las organizaciones son varios:

  • Optimización de la eficiencia energética: la energía es un recurso necesario e indispensable para el sector de las Tecnologías de la Información, que utiliza aproximadamente el 7% del consumo de electricidad a nivel global y del que de estima un crecimiento en los próximos años, ya que cada vez más población tiene acceso a la tecnología. Reducir el consumo de energía permitirá disminuir la huella de carbono de las empresas. Para ello, estas deben hacer todo lo posible y apostar por la adopción de prácticas energéticamente eficientes en edificios, procesos de producción y transporte.
  • Conservación del agua: La escasez de agua requiere estrategias para reducir y optimizar su consumo. Softtek insta a las empresas a promover prácticas de uso eficiente del agua para conservar este recurso vital y manejarlo de manera responsable.
  • Minimización de residuos: la generación de estos es un problema ambiental preocupante, por lo que las empresas tienen que implementar planes de reducción de residuos, reciclaje y reutilización para minimizar su impacto ambiental. En el estudio de Softtek se contempla cómo en el mundo se desechan aproximadamente 50 millones de toneladas de aparatos electrónicos al año. De esta cantidad, sólo se recicla el 20%.
  • Digitalización y trabajo remoto: los rápidos avances tecnológicos han hecho que cada vez más organizaciones recurren a soluciones digitales para mejorar su productividad y eficiencia. El teletrabajo permite a los empleados realizar sus funciones de forma remota, proporciona una mayor flexibilidad y reduce los costes en la oficina. Además, reduce las emisiones de carbono asociadas al transporte.
  • Infraestructuras verdes: implementar algunas como techos verdes, jardines verticales y sistemas de captación de agua de lluvia puede ayudar a reducir el consumo de energía, mejorar la calidad del aire y mitigar los efectos del cambio climático. Esta medida aporta beneficios notables como su rentabilidad en el tiempo y una relación coste-eficiencia frente a las infraestructuras tradicionales.

Rafael Conde del Pozo, Business Development, Strategy & Innovation director de Softtek EMEA, explica que “las empresas deben hacer todo lo que esté en su mano para generar un impacto positivo sobre el medio ambiente. Aquí, la tecnología juega un papel muy destacado. No obstante, para que las compañías impacten positivamente sobre la sostenibilidad, han de afrontar con plenas garantías retos como la optimización energética, la conservación de recursos vitales como el agua o la implementación de infraestructuras ecofriendly”.

Energía, digitalización y ecologismo: las claves de un futuro empresarial sostenible